Equinácea ¿Para qué sirve?

¿Para qué sirve?

La equinácea es una hierba que es extremadamente eficaz, tiene múltiples propósitos, en la actualidad existen nueve especies diferentes, pero la más utilizada y conocida es la purpúrea.

Muchas personas, consumen equinácea todos los días para prevenir resfriados, gripe y cualquier otro tipo de infección que pueda estar ocurriendo rápidamente en ese momento.

Esta planta es conocida por fortalecer el sistema inmunológico.

Algunas personas también usan equinácea para el tratamiento del acné y forúnculos. Toda la planta de equinácea, incluidas las raíces, se seca y se convierte en tés, jugos y tónicos.

Gracias a sus diversas propiedades, la echinacea fresca sirve para combatir problemas como las infecciones respiratorias.

Historia

Si bien muchos juran por el poder y la fuerza de la equinácea, no existe un respaldo científico que dé a estas afirmaciones ninguna validez. Los nativos solían usarla para muchas cosas diferentes, incluido el tratamiento de picaduras de serpientes venenosas y picaduras de insectos.

En la década de 1800, jugó un papel importante en la medicina, principalmente en los Estados Unidos y Alemania, donde la utilizaron para desarrollar remdios caseros y como componente para algunos medicamentos.

Más tarde, se usó como antibiótico y continuó hasta que se dispuso de mejores antibióticos. Durante años, la equinácea perdió su dinamismo, pero más recientemente recuperó su popularidad. Muchos piensan que la razón de esto es que todavía no existe cura para el resfriado común.

Más usos

Hay muchas partes de la planta que se utilizan para fabricar medicamentos, pero la mayoría de las veces son las raíces las que tienen más valor. La equinácea se puede administrar de muchas formas diferentes, como:

  • Tabletas
  • Cápsulas
  • Jugo
  • Extractos
  • Tinturas

Algunos están hechos de la flor en plena floración y otros están hechos de la raíz misma.

La equinácea también está disponible en:

  • Solución
  • Crema tópica
  • Lociones
  • Enjuagues bucales
  • Ungüentos
  • Enjuagues para la piel
  • Pastas dentales
Es originaria de Norteamérica, se tiene la creencia que lleva utilizándose desde hace siglos por tribur para curar las heridas de las flechas o las picaduras de serpiente. 

Además, se está volviendo bastante común agregar en los cosméticos particulares como un remedio contra el envejecimiento, pero, esa información no tiene ninguna validez y sustento, ya que no existe relación entre el antienvejecimiento y esta planta.

Sus beneficios

La equinácea es una hierba extremadamente beneficiosa para ayudar al cuerpo a deshacerse de las infecciones microbianas.

Cuando se combina con otras hierbas como Milenrama y Gayuba, se dice que funciona muy bien para combatir la cistitis, sin embargo, la echinacea aún no ha sido aprobada por la FDA por su seguridad o eficacia.

Hay muchas personas que la usan para combatir le resfriado, se recomienda que para obtener la mayor eficacia, comience a tomar equinácea cuando note los primeros síntomas y después permanezca durante un par de semanas. Algunas personas estarían en riesgo si consumieran la planta, como las personas con esclerosis múltiple, trastornos de los glóbulos blancos, trastornos del colágeno, VIH / SIDA, trastornos autoinmunes o tuberculosis. Tenga cuidado también si tiene alergias a las plantas; tomar otros medicamentos o remedios caseros a base de hierbas. Los niños no deben tomar equinácea, ni las mujeres embarazadas o las madres lactantes.

Además, las personas que toman esteroides, como betametasona, cortisona, hidrocortisona, metilprednisolona, prednisolona, triamcinolona, ciclosporina, tacrolimus, azatioprina u otros supresores del sistema inmunológico, deben evitar su uso.

Echinácea, cuándo y cómo tomarla 

¿Aún no estás suscrito al blog?

Suscríbete a nuestro feed y recibe gratis las publicaciones en tu e-mail: