Remedios caseros para el dolor de garganta

El dolor de garganta, es un dolor, carraspera o irritación de la garganta que a menudo empeora al tragar.

Ya sea en verano o en invierno, no existe temporada del año en la que no estemos afectados por los persistentes resfriados, la incómoda mucosidad y el inaguantable dolor de garganta. El dolor de garganta es uno de los dolores más inoportunos que suele incomodarnos a lo largo del día, estemos en casa, en el trabajo o durmiendo, quitándonos hasta las ganas de hablar y de comer.

La mayoría de los dolores de garganta son provocados por infecciones virales como la gripe o el resfriado común.

El dolor de garganta usualmente es el síntoma inicial de que hemos atrapado un buen resfriado, pudiendo igualmente ser señal de otras dolencias más inquietantes. En caso de que nuestra temperatura comience a elevarse o nos empiecen a doler las articulaciones, es hora de visitar al médico.

Podemos tratar de curarnos por nuestra propia cuenta siguiendo algunos consejos que te indicamos a continuación, con ellos se pueden aliviar los síntomas para poder sobrellevar la rutina diaria. El reposo es lo que más ayudará hasta que nos recuperemos, pero si debemos cumplir con nuestras obligaciones, podemos intentar aliviar el dolor de garganta con lo siguiente remedios caseros:

Remedios caseros:

Elige ingerir sopa

La magia de la sopa o caldos para el dolor de garganta es increíble, compruébalo.

Y si la puedes preparar de pollo, mucho mejor, aún así, cualquier caldo bien caliente te va a beneficiar mucho. Los especialistas suelen recomendar particularmente la sopa de pollo, vegetales o de carne de vaca. Algunas sopas no son convenientes, como la de tomate, ya que es sumamente ácida, o las que son a base de lácteos, que suelen incrementar la producción mucosa.

Realiza gárgaras, un clásico que no falla

Hacer gárgaras con agua tibia principalmente y agregando sal es un remedio casero muy utilizado.

Como suele suceder muchas veces, nuestras abuelas terminan teniendo la razón. Al hacer gárgaras de agua tibia con sal, varias veces al día, se logra calmar la irritación. Dicha solución sirve para extraer la mucosidad del tejido inflamado y contribuye a aliviar la molestia.

Se recomienda mezclar media cucharada de sal en un vaso con agua y medio minuto de gargarismos para aliviar el dolor. Estos gargarismos no se deben hacer en más de tres ocasiones al día, las membranas mucosas podrían acabar resecándose, que es justamente lo que no deseamos.

Saborea una cucharada de miel

Tomar té o agua caliente con limón mezclados con miel es una forma muy efectiva y tradicional de aliviar un dolor de garganta.

Puedes tomarla como si fuese un caramelo. Permite que se quede retenida en la parte de atrás de la boca. La eficacia de la miel como antiséptico es muy conocida, ya que contribuye a combatir las patologías infecciosas al destruir los microbios que las provocan.

Se debe recordar que los niños de menos de un año no pueden ingerir miel. La bacteria Clostridium botulinum pueda estar contenida en ella, pudiendo ésta provocar la presencia de botulismo en los bebés.

Mastica caramelos de menta

Los caramelos de eucalipto, menta y miel alivian de forma natural el dolor de garganta y la tos. y un remedio casero muy eficaz.

Indistintamente si los caramelos son de menta, eucalipto, naranja o limón, es la saliva que se produce al chuparlos lo que ocasiona que la irritación de la garganta se calme. Si padeces diabetes, debes escoger aquellos que no contienen azúcar.

Té de Jengibre

El jengibre entre sus propiedades está la de combatir el dolor de garganta

La raíz de la planta de jengibre es un género natural muy empleado a la hora de cocinar, aunque sus usos y propiedades favorables para la salud son cuantiosas. Uno de las aplicaciones más frecuentes es su utilización en procesos gripales para aliviar los dolores de garganta y el resfriado.

Tomar de dos a tres tazas de té de jengibre suele ser suficiente para que el cuadro de malestar mejore, y si se endulza con algo de miel de romero, será mejor.

Recurre a la salvia en infusión o en spray

La salvia posee propiedades astringentes, antisépticas y antinflamatorias por lo cual está planta es muy eficiente para aliviar el dolor de garganta y calmar la tos.

En un estudio reciente del European Journal of Medical Research se llegó a comprobar que esta planta, al igual que la equinácea, está compuesta de sustancias que logran aliviar la garganta irritada.

Luego de preparar una infusión, permítele enfriarse para después hacer gargarismos. En caso de embarazo no debe usarse este preparado, pues puede ser nocivo para el feto.

Igualmente puedes comprar un Spray bucal elaborado con salvia y equinácea. La primera es de acción inmediata y la segunda te proporcionará protección por un tiempo más prolongado.

Prepara una infusión de regaliz

Los griegos y romanos utilizaban la raíz del regaliz para el asma, laa flema, alivias el dolor y los espasmos, desintoxica y desinfecta, calma y equilibra las ulceraciones, la inflamación y dolor de garganta

Esta planta es particularmente eficiente cuando se padece de afonía, además del dolor de garganta. Resulta que el regaliz es reconocido por sus grandes cualidades antiinflamatorias y expectorantes. Un té de regaliz sirve para expandir las vías respiratorias y que comience a desaparecer tu afonía.

Sumado a sus propiedades antibacterianas, para tratar la amigdalitis y la faringitis son muy beneficiosas sus cualidades antiinflamatorias y suavizantes de las mucosas.

Toma un vaso de bicarbonato de Sodio y Limón

Tomar un par vasos de esta mezcla al día puede ayudar a combatir afección relacionada con la garganta y la voz. El bicarbonato  de sodio y el limón tienen propiedades antibacterianas.

Aparenta no ser muy agradable al paladar y, verdaderamente no es para nada grato. Aún así, tomar 1 o 2 vasos de esta solución al día puede resultar muy eficiente para cualquier afección vinculada con la garganta y la voz. Ambos ingredientes suelen ser reconocidos por sus propiedades antibacterianas.

Colócate un paño caliente

Sumado a lo grato que suelen ser, unos paños calientes pueden ser de ayuda al mejoramiento del flujo sanguíneo en la garganta, contribuyendo con ello a su desinflamación. Debes humedecer un paño con agua caliente, para luego escurrirlo y colocarlo sobre la garganta para que te puedas calmar.

Algo de temperatura suele provocar que los vasos sanguíneos se expandan, ayudando con ello a la relajación de los músculos y a la consecuente disminución del dolor.

Usa un humidificador

La humedad es de mucha ayuda para que las molestias del dolor de gargantase reduzcan, pero el equipo que has de elegir debe ser de vapor frío. Es esencial que lo limpies y mantengas en buen estado para evitar la concentración de microorganismos dentro del mismo.

Si no cuentas con uno, puedes respirar el vapor del hervido de eucalipto cubriéndote la cabeza con un paño e inhalarlo únicamente por la boca.

Intenta hablar un poco menos

Lo más conveniente para restablecerse de una afonía con prontitud es dejar descansar las cuerdas vocales por un lapso de dos o tres días. Si a ello le añades evitar toser lo menos posible respirando por la nariz y no por la boca, la recuperación llegará pronto. Debes evitar visitar lugares con mucho ruido o sitios que te fuercen a elevar la voz para hablar.

¿Aún no estás suscrito al blog?

Suscríbete a nuestro feed y recibe gratis las publicaciones en tu e-mail: