Remedios caseros para la fiebre

Estos métodos son los más utilizados y muy eficaces para reducir la fiebre.

Podemos considerar que la fiebre es una de las patologías más comunes, así como la gripe, la tos y el dolor de cabeza. Es una de las enfermedades que padecen nuestros pequeños, no obstante, las personas adultas también pueden ser víctimas de esta patología.

La fiebre nos puede alarmar mucho si nuestro niño es la víctima, porque la fiebre es una respuesta que emite nuestro cuerpo contra una posible infección. Es decir, que si, por ejemplo, un virus se introduce en nuestro organismo, el cuerpo aumentara su temperatura para evitar este virus o alguna otra enfermedad vírica afecte el organismo.

La fiebre es el aumento en la temperatura del cuerpo en respuesta a alguna enfermedad o padecimiento.

Una enfermera pediátrica, llamada Beatriz Martin, explica lo siguiente:

“Por eso la fiebre no es una enfermedad en sí, sino que es un síntoma de que las cosas van bien”

El origen de la fiebre normalmente siempre es el mismo, se origina en una zona de nuestro cerebro llamada “Hipotálamo”. Esta zona es apodada por muchas personas por su evidente función, la apodan el “termostato del cuerpo”.

Las infecciones causan la mayoría de las fiebres. Tiene fiebre porque su cuerpo está tratando de matar el virus o las bacterias que causaron la enfermedad.

La fiebre puede presentarse por una gripe, por una infección, una inflamación, una enfermedad, o por otras causas relacionadas con procesos infecciosos. Y además, de la hipertermia, las personas pueden presentar temblores, escalofríos, dolor en el cuerpo, ojos vidriosos y, en algunas ocasiones,  una sensación de frío que recorre todo el cuerpo.

Es importante recordar que, si aparece la fiebre en su cuerpo, recuerde que puede venir acompañada de otros síntomas, como serian:

  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Confusión
  • Dolor de cabeza

Por suerte, la fiebre es muy fácil de controlar, sobre todo si se lleva a cabo un tratamiento a base de remedios caseros o en casos más severos con fármacos.

Remedios caseros para aliviar la fiebre

Chile

¿Sabías que tomar picante puede ayudarte a reducir la fiebre?

Seguramente esto no lo sabias, el picante puede ser muy efectivo para bajar la fiebre. Debido a que la sensación que los chiles provocan en nuestro organismo nos hace traspirar, logrando una estimulación de la circulación sanguínea. Por esta razón, tiene un efecto muy positivo para la eliminación de la infección, mediante las glándulas sudoríparas.

¡Te invito a que añadas un poquito de picante a tus comidas!

Agua fría

Es común que las personas colocan paños mojados con agua fría en la frente o la parte posterior del cuello. 

Esta es una tradición por muchas poner los famosos pañitos fríos.

Estos se tienen que colocar en la frente o en el cuello, de la misma manera, puede humedecer varias partes del cuerpo, como los son:  

  • Axilas
  • Pies
  • Manos
  • Ingles

Utilizar paños de agua fria es muy utilizado cuando la fiebre es muy alta.

Baño de agua tibia

Es importante para disminuir la temperatura corporal permanecer durante unos 20 minutos en la regadera con agua tibia.

Este es uno de los remedios caseros más conocidos, tiene que utilizarse correctamente para que sea eficaz.

Una gran cantidad de personas piensan que es mejor utilizar agua fría, sin embargo, esto provocaría una gran elevación de la temperatura como una medida defensiva para evitar el enfriamiento, esto evidentemente es contraproducente, y debido a esto se recomienda utilizar agua tibia. Además, ayuda a relajar el cuerpo

Varios tés efectivos para aliviar la fiebre

A los niños o bebés (sobre todo a los bebés) es recomendable administrar lo indicado por el pediatra.

1 .- Te de fenogreco

Ingredientes
  • 2 cucharadas de semillas de fenogreco (10 g aproximadamente).
  • 1 taza de agua limpia (250 ml).
Preparación
  • Calentar el agua y, hasta que llegue a ebullición, y retira del fuego.
  • Agregar las semillas y dejar reposar 15 minutos.
  • Filtrar, endulzar al gusto y consumir.

2.- Té de lechuga

Ingredientes
  • Hojas de lechuga (Las suficientes para 1 litro de agua).
  • 1 litro de agua limpia.
Preparación
  • Sumergir las hojas de lechuga en agua hirviendo.
  • Dejar reposar hasta que enfríe.
  • Tomar las veces que sean necesarias.

3.- Té de salvia

Ingredientes
  • Hojas de lechuga (Las suficientes para 1 litro de agua).
  • 1 litro de agua limpia.
Preparación
  • Sumergir las hojas de salvia en agua hirviendo.
  • Añadir miel al gusto y el jugo de 2 limones.
  • Dejar reposar hasta que enfríe.
  • Tomar las veces que sean necesarias.

Ajo

Para beneficiarse de la mayor parte de las virtudes del ajo, es muy importante comerlo crudo

El ajo puede ser uno de los ingredientes más comunes que puedes encontrar en tu despensa, puede ser un gran aliado para ayudar a estabilizar la temperatura corporal. Sin embargo, para que obtener el resultado deseado, el ajo debe de estar muy caliente, para ello, debes que colocar unas cabecitas de ajo en una olla con agua y colocarlas al fuego hasta hervir.

Los beneficios que vamos a obtener bebiendo esta infusión es la sudoración y por consecuencia reducir la temperatura.

Ojo, este remedio casero no es recomendable para niños pequeños, ni mujeres embarazadas.

Clara de huevo

La clara de huevo es una importante de vitamina E y en vitaminas del grupo B, que nos ayudan a obtener energía, y a fortalecer el sistema inmunitario, entre otras muchas cosas más.

Este es uno de los remedios caseros que muy pocas personas conocen, y es uno de los más efectivos para aquellos que lo han probado.

La consistencia viscosa que tiene la clara de huevo, actual como un gel fresco muy efectivo que, al ingerirlo, es capaz de chupar todo el calor corporal, el cual es provocado por la fiebre. También, se puede batir y colocar sobre los pies con ayuda de un paño.

IMPORTANTE

Si se presentan algunos de los siguientes síntomas, consultar a tu médico inmediatamente:

  • Fiebre de 38 °C (100.4 °F) o mayor, en un menor de 3 meses.
  • Fiebre de 38.9 °C (102 °F) o más, en niños entre 3 a 6 meses de edad.
  • Fiebre de 38.9 °C (102 °F) o más, en un menor de 6 a 24 meses de edad.
  • Fiebre, comportamiento indiferente, irritado o vomito en un menor de 2 años de edad.

¿Aún no estás suscrito al blog?

Suscríbete a nuestro feed y recibe gratis las publicaciones en tu e-mail: